Jonatan Bauman: El trotamundos del gol

El delantero de Sunchales, Jonatan Bauman, está pasando por el mejor momento de su carrera en Independiente del Valle de Ecuador. El actual goleador de la Serie A de ese país jugó también en Chile, Grecia, Indonesia y Malasia. Hablamos de sus inicios, su experiencia al lado de Maradona y Messi, y mucho más.

Hace un año atrás, cuando se encontraba jugando en el Arema Cromus de Indonesia, probablemente Jonatan Bauman no se hubiera imaginado el extraordinario presente que la vida le tenía preparado. Como todo jugador, el esfuerzo y el trabajo del día a día siempre están destinados a sacar lo mejor de sí, pero no sabía que le esperaba un 2021 de ensueño.

Luego de un fugaz paso por Quilmes en la Primera Nacional de nuestro país, el delantero surgido de Unión de Sunchales recaló en Mushuc Runa, un joven equipo de la Serie A de Ecuador. 12 goles en 14 partidos fueron la marca para que uno de los equipos más importantes de los últimos años en Sudamérica se fije en él. Estamos hablando de Independiente del Valle, finalista de la Copa Libertadores y campeón de la Sudamericana en el último tiempo.

Hoy, a sus 30 años, Bauman es goleador de Ecuador con 17 tantos, y es consciente que está viviendo su mejor rendimiento como futbolista profesional: “Creo que me encuentro en el mejor momento de mi carrera, manteniendo un nivel muy alto, con regularidad, que eso es difícil encontrarlo en el fútbol. Es también parte de la maduración del jugador, de la maduración personal, que hace que a cierta edad uno pueda desenvolverse mejor en la vida y también en la cancha”, detalló el jugador.

—¿Cómo se dio tu llegada a Ecuador?

—Se dio mediante mi representante. El año pasado cuando estaba en Indonesia, antes de llegar a Quilmes estuve muy cerca de llegar acá a Delfín. Pero bueno, por todo el tema de la pandemia no se pudo dar. En enero se dio que Mushuc Runa me dio la posibilidad de llegar a este país. Estoy muy contento porque desde que llegué me han tratado muy bien, tanto en Mushuc Runa como ahora en Independiente del Valle.

Además, Bauman se deshizo en elogios sobre la institución rayada. Fundado en 2003, Independiente del Valle ha logrado éxitos deportivos en muy poco tiempo, lo que es respaldado por una enorme estructura institucional. “Lo que me dicen es que Independiente del Valle es una burbuja en comparación a los clubes de Ecuador. Sinceramente me encontré con un club de infraestructuras europeas. Cuando llegué aquí me di cuenta que tiene mucho poder económico y mucha ambición de crecer. Quiere crecer día a día, año tras año” explicó el futbolista.

Para graficar con un ejemplo el contexto institucional, Bauman habló sobre la materialización del estadio del club: “Los compañeros me comentaron que el año pasado, a principio de año, no estaba el estadio listo, recién lo arrancaban. Y ahora ya está la segunda etapa y estamos jugando ahí, lo terminaron en seis o siete meses. Van a pasos agigantados. Creo que este equipo va a ser una potencia sudamericana y también mundial con el correr del tiempo.” Efectivamente, las obras del estadio con capacidad para 12000 personas comenzaron en octubre de 2020, y el mismo fue inaugurado en marzo de este año. Si bien aún resta la última etapa, se espera que todo esté terminado antes de fin de año, adhiriendo a todas las normas que exige FIFA para un estadio de primer nivel.

La anécdota de Jonatan Bauman con Maradona en Sudáfrica 2010

Los inicios de Jonatan Bauman en Colón

Como señalamos, Jonatan Bauman nació deportivamente en uno de los clubes de su ciudad natal: Unión de Sunchales. Allí realizó sus primeros pasos, pero rápidamente uno de los clubes de la capital de la provincia posó sus ojos sobre él.

“Hice todas las infantiles en Unión de Sunchales, hasta los 15 años. En ese tiempo a partir de los 6 o 7 años ya me había enfrentado varias veces a Colón en torneos infantiles. En Colón estaba Mauricio Chiementín, que con el correr del tiempo fue el principal protagonista de mi llegada a Colón” explicó el goleador.

Mauricio Chiementín es un ex entrenador de las inferiores sabaleras y de vasta trayectoria en el fútbol de la región. Al respecto, el director técnico contó que conoció a Bauman en un torneo en Rafaela cuando éste tenía aproximadamente 12 años. “Recién pudo venir en 6ta. de AFA, pero todos los años, todo el tiempo estuve insistiendo para traerlo, porque la rompía y la está rompiendo ahora también en Independiente del Valle. Es una gran persona, yo sabía que iba a ser jugador profesional desde el primer momento en que lo vi jugar con 12 años” explicó el ex DT de Colón.

Bauman amplió: “Él siempre fue quien insistió para llevarme, hizo posible en ese momento que me den pensión, porque mi familia no me podía dar. Hubo tres años consecutivos en que me buscaban, pero si no me daban pensión no se podía dar mi llegada al club. Y el tercer año Mauri siguió insistiendo, y gracias a él me dieron la pensión y se pudo dar el traspaso a Colón con un préstamo. Después al año y medio se llegó a un acuerdo y pasé a ser definitivamente jugador de Colón.”

El 8 de octubre de 2009, con 18 años, debutó en Primera en la victoria del Sabalero sobre Arsenal; en un debut soñado, con gol incluido en su cuenta personal.

Jonatan Bauman en Colón.

—¿Te hubiera gustado tener un poco más de posibilidades en Colón?

—Si, sin dudas. Me fui de muy chico, por problemas dirigenciales; como me pasó a mí les pasó a muchos chicos de las inferiores. Fue por temas contractuales, algo que ya no vale la pena seguir acotando. Sentía que tenía 19 años y mucho por crecer en el club. Creía que podía hacer mi carrera ahí, y después que me vendan; tenía mucha ilusión de que me vaya bien y dejarle una venta al club.

Los inconvenientes pasaban por el hecho de que muchos chicos, al no querer firmar con determinado representante, veían disminuir sus chances en el club. El mismo presidente del club, por aquellos años Germán Lerche, fogoneaba esa situación y pretendía que los jugadores firmaran con un representante que por aquellos días, manejaba gran parte del mercado argentino, al igual que en nuestros días.

«Si vos no ibas por ese lado te dejaban de lado y eras un número más. Es doloroso, porque yo como los otros chicos teníamos todos el mismo sueño, tratar de poder explotar en Colón, el club que nos dio la posibilidad de ser profesionales, y que nos vaya bien de la mano a ambos. Dejarle alguna venta al club y dejar la puerta abierta para poder volver como otros chicos a los que les ha ido muy bien. Sinceramente creo que el chico de inferiores siempre desea eso, irse por la puerta grande y algún día regresar. A todos los que no pudimos pasar por eso nos queda esa espina» detalló el goleador.

Las ilusiones de Bauman en aquellos años eran las mismas que las de muchos chicos del club. Sin embargo, pocos años después se destapó la olla en Colón y salieron a la luz enormes problemas institucionales y económicos que sumieron al Rojinegro en la profunda crisis que dio inicio en 2013.

 

La vida sigue

Pero el delantero no bajó los brazos y siguió adelante. Luego de Colón pasó por Patronato, el fútbol Chileno, y el ascenso de nuestro país. Incluso luego llegarían destinos más exóticos en el fútbol asiático: “Indonesia y Malasia son parecidos en cuanto a la cultura. Tuve la posibilidad de jugar allá a través de un entrenador que tuve en Gimnasia de Jujuy que fue Mario Gómez, que fue quien insistió para llevarme allá. Yo estaba jugando en el fútbol de Grecia y me llamó para que vaya al club que estaba dirigiendo él, que era Persib (N. del R.: de Indonesia), que es como Boca o River acá en Argentina.»

«Sinceramente me sedujo mucho desde lo futbolístico, porque era un mercado que siempre quise conocer. Él me brindó esa posibilidad, y a partir de ahí conocí muchas cosas que no hubiera conocido si no era a través del fútbol: su cultura, sus alimentos, formas de vida, paisajes” contó el futbolista.

Si bien contó que desde un principio fue muy duro en cuanto a las diferencias culturales y de costumbres, Bauman explicó que también le sirvió para abrir la cabeza a otras formas de pensar. “Nosotros por ahí creemos que nuestros ideales son los mejores, o son los únicos. Y sinceramente no lo son. Hay miles de creencias, conocí budistas, musulmanes, ateos; tuve compañeros serbios, croatas, africanos, brasileros, españoles y quieras o no eso te va enriqueciendo” agregó.

Jonatan Bauman en el Persib de Indonesia.
El delantero durante su paso por el Persib de Indonesia.

 

Esta nota fue publicada en el suplemento Mirador Provincial, que se entrega con los diarios El Litoral y Clarín. Para lerla online hacé clic acá.

Seguí leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

7 + 1 =

Destacadas