Libertad de Villa Trinidad festejó en la Ceresina

Perdió 2 a 1 en la final de vuelta frente al Club Atlético Selva, pero se consagró por el 2 a 0 de la ida. Dialogamos en exclusiva con el entrenador Román Maurici sobre el torneo, la Liga, y la actualidad de la institución.

Fue la liga de la provincia que más tiempo tardó en volver. Sin embargo, la Liga Regional Ceresina finalizó y ya tiene campeón 2021: el Club Atlético Libertad Trinidad volvió a dar la vuelta olímpica en el primer torneo después del parate por la cuarentena.

Se hizo esperar mucho tiempo, porque a principio de año, cuando muchas ligas retornaban la competencia, la Ceresina decidió ser cauta y esperar. Recién en septiembre comenzó el torneo, con un formato distinto al de años anteriores, pero con las mismas ganas. Fue un certamen con diez equipos, en donde los cuatro primeros de la fase regular clasificaron a play offs. 

En medio de tantas incertidumbres, el que terminó haciéndose más fuerte fue Libertad Trinidad, el equipo que volvió a gritar campeón al igual que en 2014, y que en 2016 y 2019 se había quedado con el subcampeonato. Al respecto, Román Maurici habló sobre las sensaciones luego de la obtención del torneo: “Mucha alegría, el último campeonato que jugamos también habíamos llegado a la final y la habíamos perdido. Por suerte este año volvimos a hacer un buen campeonato, llegamos a la final y se nos dio. Es una alegría muy grande, se notó una alegría en la gente del pueblo. Yo creo que con todos los momentos difíciles que pasamos, con tanto tiempo de pandemia, la gente salió, fue a la cancha, a la caravana, se festejó mucho. Esas son las sensaciones: mucha alegría, mucho festejo, disfrutar este campeonato, para todo el Club Atlético Libertad Trinidad.”

Además, el entrenador también habló sobre las características de la institución: “Es un club de pueblo, muy humilde y muy prolijo, donde se trabaja con mucha sinceridad y humildad. Desde lo deportivo siempre estamos tratando de mantener al club lo más alto que podemos en la zona.” Libertad es una institución que se las arregla para pelear en los primeros puestos, tarea que no es fácil teniendo en cuenta que Villa Trinidad es una localidad de apenas 3500 habitantes, y que debe competir contra ciudades como Ceres, San Cristóbal o Tostado. 

Pero volviendo a lo estrictamente deportivo, Libertad debió disputar la serie final de este certamen frente al Club Atlético Selva, de Santiago del Estero. Los santiagueños llegaban después de eliminar al Club Atlético Tostado en semifinales, mientras que Libertad habían dejado en el camino a Ferro DHO de San Cristóbal, imponiéndose en los penales.

Los partidos de la serie final tuvieron un condimento especial, teniendo en cuenta que hubo una victoria de cada uno en ambos encuentros. Sin embargo, el propio Maurici dio sus impresiones.

—¿Cómo se disputó la última final?

—Nosotros habíamos ganado 2 a 0 de local en la ida en nuestra cancha, y ellos sabían que tenían que salir desde el minuto cero a buscar el partido, porque tenían que ganar mínimo con una ventaja de dos goles. Selva tiene muy buenos jugadores, de muy buen pie, el técnico hizo algunos cambios ofensivos con respecto al partido que había parado en Villa. Y así fue: desde el primer minuto ellos salieron a buscar el partido, y nosotros teníamos que tratar de controlarlo, y de aprovechar las contras. Yo creo que ellos arrancaron bien, manejando un poco más la pelota que nosotros, nos hicieron el 1 a 0 a los 25 minutos, que era algo que nosotros queríamos tratar de evitar para que no nos hagan un gol enseguida, porque eso les iba a dar ánimo para salir a buscar el segundo. Por suerte nosotros lo empatamos al ratito, así que no fue mucho el tiempo que ellos se mantuvieron en ventaja. Nosotros también tuvimos una jugada abajo del arco con dos jugadores nuestros, una jugada muy clara, la pelota pasó por el frente de todo el arco, y no pudo conectar ninguno de los dos jugadores nuestros. 

Sin embargo, antes del final del primer tiempo, Selva volvió a marcar gracias a un tanto de penal, por lo que se fueron al descanso 2 a 1, pero aún con la ventaja de la ida en favor de Libertad. Los dos goles de Selva fueron obras de Conrado Madrile López, mientras que el único gol del Albiceleste fue convertido por Andy Galeano. 

“Después en el segundo tiempo siguió todo lo mismo, nosotros tratamos de estar bien parados, de controlarlos y hacer daño de contra. Lo pudimos mantener, gracias a Dios, y no pudimos conectar en esas contras, pero pudimos mantener el resultado y obtener el campeonato”, concluyó el entrenador sobre el trámite del partido.

Así, gracias también a los goles de Juan Pablo Basualdo y Nicolás Pecorini en Villa Trinidad, el equipo pudo dar la vuelta olímpica una vez más.

 

Un año atípico

Como señalábamos anteriormente, debido a las idas y vueltas de la pandemia, para la Liga Ceresina esta también fue una temporada fuera de lo común. Como se pudo, terminó diagramándose un torneo, y éste se desarrolló sin inconvenientes. Más allá de la incertidumbre, la competencia fue sumamente entretenida, con posibilidades para todos, y con muy buenos desempeños. 

“Clasificaban solo cuatro clubes, y eran nueve partidos, entonces se dio una competencia un poco desesperada por la clasificación. Si bien llegamos a la última fecha con algunas posibilidades matemáticas de quedar afuera de los cuatro, era muy difícil. Era casi imposible, se tenían que dar unos cuantos resultados. Pero sí, fue un torneo en el que llegamos a la última fecha y podíamos quedar quintos, segundos, y hasta punteros. En pocos puntos estábamos todos apretados. Gracias a Dios la última fecha ganamos y clasificamos segundos. La semifinal la jugamos en nuestra cancha, se dio un lindo torneo. Además, con todo este tema de la pandemia, se volvió a la competencia, y todos los clubes estaban con ganas de competir y de ver rodar de nuevo la pelota”, explicó Maurici.

—La Ceresina también tiene la particularidad de competir con clubes que no son de nuestra provincia, si bien Selva y Bandera están muy cerca, y también se nota que es una Liga muy fuerte.

—Si, la verdad que estos últimos años la Liga se ha puesto muy competitiva, con clubes que de a poquito se refuerzan cada vez más. Nosotros tenemos esa particularidad, que en este caso ahora tenemos dos clubes de la provincia de Santiago del Estero: Selva, que siempre jugó en nuestra liga por cercanía, y ahora Bandera, que hace un par de años está participando. Muchos años le costó, y ahora se está adaptando, está teniendo cada vez mejores resultados, este año también se quedó con el campeonato en sub 23 y están trabajando cada vez mejor. Es un club que está creciendo, ahora están organizando la fiesta de entrega de premios de la Liga Regional Ceresina. Nosotros tenemos la particularidad que jugamos y competimos también con estos clubes de Santiago del Estero.

Por otra parte, Maurici también explicó que debieron sobrellevar la pandemia y la cuarentena con las herramientas que tuvieran a mano. En ese sentido, desde su cuerpo técnico intentaron constantemente mantener a los jugadores entrenando: “Hubo mucho tiempo que los clubes estuvieron parados, y nosotros en el momento que se podía, y nos autorizaba el protocolo, empezamos a hacer un entrenamiento de mantenimiento. Era muy difícil motivar a los jugadores, pero hicimos un entrenamiento de mantenimiento, y creo que algo de resultado nos dio. Si bien no era el 100% de los jugadores el que estaba entrenando en ese momento, sino que había cierta rotación, nos ayudó un poco a que cuando arrancó la competencia no estábamos con falta de entrenamiento.”

Por último, el entrenador habló de lo que se viene para el club Albiceleste. Si bien el fin de año llega con un título bajo el brazo, ahora toca descansar y recargar las energías de cara al 2022. En ese sentido, Maurici no le escapa a los compromisos y explicó que la idea es seguir por la misma línea durante la próxima temporada.

“Sinceramente ayer (N. del R: por el domingo) terminó todo, ahora a cargar las pilas para empezar de nuevo. El proyecto de este año era tomar este torneo para hacer un pequeño diagnóstico y seguir con este proyecto el año que viene, mejorándolo un poquito. Por ahora estaba la posibilidad de jugar la Copa Federación, que creo que no la vamos a jugar, pero sí seguir participando el año que viene en la Liga Ceresina y mantener un buen equipo a nivel competitivo. Ese sería el proyecto futbolístico, por ahora no hay pensada otra cosa que no sea jugar la Liga Regional Ceresina. Lo que si podemos jugar tal vez es la Copa Santa Fe, si se vuelve a dar y si se dan las condiciones” cerró el entrenador del campeón. 

Esta nota fue publicada en el suplemento Mirador Provincial, que sale junto a los diarios El Litoral y Clarín. Para leerla online, hacé clic acá.

 

Crédito de las imágenes: Adriana Villarreal.

Seguí leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

diecinueve − nueve =

Destacadas